• Universidade de Burgos
  • Universidade do Algarve
  • Universidad de Leon
  • UNED
  • Universidad de Córdoba
  • Pablo Olavide
  • UNIA
  • Unicaja
  • Universidad de Málaga
  • Universidad de Jaén
  • Universidad de Almería
  • Universidad de Salamanca
  • Universidad de Huelva
  • Universidad de Granada
  • Universidad de Cádiz

Normalmente, cuando combinamos acciones en una cartera, se observa que cuando los rendimientos de unas bajan, los de otras pueden subir y, al combinarse óptimamente, es posible reducir el riesgo de pérdidas, aunque no lo eliminemos por completo.

El grado de riesgo de la cartera se reduce a medida que aumenta el número de acciones de dicha cartera, si bien depende del grado de correlación que exista entre ellas, por lo que es aconsejable diversificar entre acciones de distintos sectores y zonas geográficas, a fin de evitar que sus movimientos estén estadísticamente muy correlacionados (positivamente).

En definitiva, ante la inversión en acciones, como en otros activos, es fundamental recordar un principio básico: es conveniente evitar la concentración del riesgo (coloquialmente, “no colocar todos los huevos en la misma cesta”).