• Universidade de Burgos
  • Universidade do Algarve
  • Universidad de Leon
  • UNED
  • Universidad de Córdoba
  • Pablo Olavide
  • UNIA
  • Unicaja
  • Universidad de Málaga
  • Universidad de Jaén
  • Universidad de Almería
  • Universidad de Salamanca
  • Universidad de Huelva
  • Universidad de Granada
  • Universidad de Cádiz
  • Leasing operativo: es el realizado directamente por las empresas fabricantes, distribuidoras o importadoras.
  • Leasing financiero: es el realizado por un intermediario financiero, habitualmente una sociedad de leasing. Dicha sociedad adquiere un bien con objeto de arrendarlo al cliente con opción de compra. En el contrato de arrendamiento financiero debe aparecer recogido el importe de la cuota de arrendamiento, diferenciando la parte que corresponda a la recuperación del coste del bien por la entidad de leasing y la carga de intereses exigida por ésta.

Habitualmente existen diferencias entre ambas modalidades:

  • La duración de los contratos suele ser de uno a tres años en el leasing operativo, mientras que suele exceder de dicho plazo en el financiero.
  • Por lo general, el leasing financiero es irrevocable durante el plazo pactado, mientras que en el operativo se suele contemplar la posibilidad de rescisión anticipada.
  • Tanto los gastos de reparación y mantenimiento como los riesgos técnicos y de obsolescencia corren a cargo del arrendador en el caso del leasing operativo y a cargo del arrendatario en el del leasing financiero.

Asimismo, atendiendo a la naturaleza del bien objeto de leasing, podemos distinguir entre:

  • Leasing mobiliario: es el leasing que se establece sobre bienes de equipo.
  • Leasing inmobiliario: es aquel cuyo objeto es un local de negocio o nave industrial.

Entre estas dos últimas modalidades de leasing, también existen diferencias, que son las siguientes:

  • En el caso del leasing inmobiliario, el plazo mínimo establecido por ley es de diez años, siendo dos el mínimo para el leasing mobiliario.
  • En cuanto al valor residual utilizado, en el caso del leasing inmobiliario se utiliza el 15%, mientras que en el caso del leasing mobiliario se utiliza el valor de una cuota.