• UNIA
  • Universidad de Málaga
  • Pablo Olavide
  • Universidad de Jaén
  • Universidad de Córdoba
  • Universidad de Almería
  • UNED
  • Universidad de Salamanca
  • Unicaja
  • Universidad de Leon
  • Universidad de Huelva
  • Universidade do Algarve
  • Universidad de Granada
  • Universidad de Cádiz
  • Universidade de Burgos
  • uva
  • Universidad Pontificia de Salamanca

Existe una tipología de fondos extraordinariamente variada, que permite encontrar productos adecuados a cualquier perfil inversor, desde los más conservadores a los perfiles más arriesgados. 

La legislación actual considera que las clasificaciones de los fondos se determinan por la política de inversión definida en su folleto informativo, es decir, que su clasificación se realiza en función de su vocación inversora, que comprende aspectos como su estrategia de inversión, el tipo de activos financieros en los que invierten, la moneda en que están denominadas sus inversiones, la zona geográfica donde se concentran a la hora de invertir y el estilo de gestión.

Las clasificaciones de los fondos de inversión en función de las vocaciones inversoras se contemplan en la Circular de la CNMV 1/2009, de 4 de febrero, modificada en este punto por la 3/2011, de 9 de junio. Se distinguen los siguientes tipos:

  • Fondos monetarios a corto plazo. Se caracterizan por la ausencia de exposición a renta variable, riesgo divisa y materias primas, y su objetivo principal es el de preservar el patrimonio, intentando obtener una rentabilidad acorde a los tipos del mercado monetario. La duración media de su cartera no debe ser superior a 60 días, y sólo pueden invertir en activos con una calificación crediticia a corto plazo no inferior a A2 según S&P (o equivalente).
  • Fondos monetarios. Se caracterizan por la ausencia de exposición a renta variable, riesgo divisa y materias primas. La duración media de su cartera es inferior a seis meses y sólo pueden invertir en activos con una calificación crediticia a corto plazo no inferior a A2 según S&P (o equivalente). Como excepción a lo anterior, este tipo de fondos puede tener exposición a deuda soberana con calificación crediticia mínima de BBB- según S&P (o equivalente).
  • Fondos de renta fija. Se caracterizan por la ausencia de exposición a renta variable. Existen los fondos de renta fija euro e internacional (cuando contempla la posibilidad de tener más del 10% de la exposición total en riesgo divisa). Dependiendo de la duración de la cartera, pueden ser considerados de corto plazo (menos de 2 años) o de largo plazo.
  • Fondos de renta variable. Aunque pueden invertir en otros tipos de activos, al menos el 75% tiene que estar invertido en renta variable. Existen los fondos de renta variable euro (al menos el 60% de la exposición total de renta variable está emitida por entidades radicadas en la zona euro) y de renta variable internacional (cuando no ha sido clasificado como renta variable euro).
  • Fondos mixtos. Invierten tanto en renta fija como en renta variable. Si no supera el 30% de renta variable, se denominan de renta fija mixta; si la renta variable oscila entre el 30% y el 75%, se denominan de renta variable mixta. Igualmente tendríamos fondos mixtos de renta fija o variable euro (si la suma de inversiones en divisas no superan el 30%) o internacional (si pueden superar el 30% en riesgo divisa distinta al euro).
  • Fondos de gestión pasiva. Fondos que replican o reproducen un índice bursátil, así como los que tienen un objetivo concreto de rentabilidad no garantizado.
  • Fondos de retorno absoluto. Son fondos que se fijan un objetivo de rentabilidad y un nivel de riesgo. Por tanto, este tipo de fondos no persiguen batir a ningún índice, sino que intentan cumplir sus objetivos, siguiendo diversas estrategias de inversión. Para ello, los gestores de este tipo de fondos pueden seguir diversas técnicas, como son, por ejemplo, las de valor absoluto1, relative value2, dinámicas3, etc. La rentabilidad objetivo no está garantizada ni a nivel interno (mediante la contratación de una garantía o la construcción de una cartera o contratación de un producto estructurado) ni por la garantía de una entidad externa.
  • Fondos garantizados de rendimiento fijo. Son fondos para los que existe garantía de un tercero y que aseguran la inversión más un rendimiento fijo.
  • Fondos garantizados de rendimiento variable. Son fondos con la garantía de un tercero y que asegura la recuperación de la inversión inicial más una posible cantidad total o parcialmente vinculada a la evolución de instrumentos de renta variable, divisa o cualquier otro activo. También incluyen los fondos que tengan la garantía de un tercero que asegura la recuperación de la inversión inicial y realiza una gestión activa de una parte del patrimonio.
  • Fondos de garantía parcial. Tienen un objetivo concreto de rentabilidad a vencimiento, ligado a la evolución de instrumentos de renta variable, divisa o cualquier otro activo, para el que existe la garantía de un tercero y que asegura la recuperación de un porcentaje inferior al 100% de la inversión inicial y realiza una gestión activa de una parte del patrimonio.
  • Fondos globales. Son los fondos cuya política de inversión no encaje en ninguna de las vocaciones señaladas anteriormente.

 

tipos de fondos

 

 

sabias que fondos

 

1. Las estrategias de valor absoluto son aquellas que pretenden obtener un rendimiento fijado siguiendo diversas técnicas de inversión.
2. Es una estrategia de gestión alternativa, mediante la que el gestor del fondo pretende identificar errores en la valoración de activos financieros y, de esta manera, poder obtener el diferencial entre la cotización del activo y su valor teórico con base en diversos criterios.
3.Las estrategias dinámicas son aquellas que persiguen la obtención de una determinada rentabilidad mediante una gestión activa del fondo.