• uva
  • Universidade de Burgos
  • Universidade do Algarve
  • Universidad de Leon
  • UNED
  • Universidad de Córdoba
  • Pablo Olavide
  • UNIA
  • Unicaja
  • Universidad de Málaga
  • Universidad de Jaén
  • Universidad de Almería
  • Universidad de Salamanca
  • Universidad de Huelva
  • Universidad de Granada
  • Universidad de Cádiz
  • Universidad Pontificia de Salamanca

Con anterioridad a la solicitud de un préstamo, es necesario que el prestatario analice los siguientes aspectos:

  • Cuál es el importe concreto que requiere para satisfacer su necesidad de financiación, incluyendo todos los gastos y costes auxiliares asociados (ej.: comisiones, gastos de notaría y registro, impuestos, etc.). Y ello teniendo presente que las entidades financieras suelen establecer límites en las operaciones de financiación en función del bien cuya adquisición se financia: 80% del valor de tasación en caso de viviendas de primera residencia, 70% para viviendas de segunda residencia, etc.
  • Qué importe total de los ingresos puede destinar periódicamente al pago del préstamo (normalmente las entidades financieras establecen un límite máximo del 33,33% de los ingresos anuales del prestatario).

Una vez solicitado el préstamo, será necesario atender principalmente a la existencia y al contenido, entre otras, de las siguientes cláusulas:

  • Coste de la operación: comisiones, gastos y demás desembolsos económicos que se deriven del préstamo. Ej.: comisión de apertura, gastos tasación, honorarios notariales y registrales, impuestos, etc.
    Dentro de este apartado cobra una especial importancia el concepto de “TAE” (Tasa Anual Equivalente), que nos permite identificar claramente cuál es el coste efectivo del préstamo solicitado respecto a la entidad financiera.
  • Tipo de interés aplicable: existen multitud de tipos de interés de referencia. Entre ellos, destaca, por su uso generalizado, el Euríbor.
  • Fiadores: terceros que garantizan la operación.
  • Importe total financiado.
  • Plazo y método de amortización: el método más común es el método francés, según el cual la cuota se mantiene constante a lo largo de la vida del préstamo, si bien al principio se pagan más intereses que devolución del capital, tendencia que se invierte conforme se aproxima el vencimiento.

 

VP-016.png

 

Aspectos a considerar:

  • Tipo de préstamo.
  • Garantías aportadas.
  • Tipo de interés, fijo o variable (referencia utilizada y fecha de revisión).
  • Comisiones y gastos iniciales.
  • Ritmo de las cuotas de amortización.
  • Posibles amortizaciones anticipadas.