Imprimir

Como norma general, la entidad aseguradora indemnizará al asegurado o a sus beneficiarios por el daño producido teniendo en cuenta el valor del interés asegurado en el momento inmediatamente anterior a que tuviera lugar el siniestro.

No obstante, pueden existir determinados límites a dicha indemnización: