Imprimir

Las órdenes emitidas por los inversores pueden generar distintas comisiones y gastos, entre los que destacan:

 

Adicionalmente, el inversor debe conocer que se producirán comisiones de administración o custodia de valores, que le cobrará la entidad financiera donde esté abierta la cuenta de valores, además de otros gastos adicionales por operaciones concretas, como el cobro de dividendos, la suscripción de nuevos valores, etc.

 

Todos estos costes deberán estar claramente especificados en el contrato de administración o depósito que el cliente haya acordado al abrir la cuenta de valores.