Imprimir

Los bonos de alto rendimiento, denominados «high yield», son activos de renta fija que ofrecen elevadas rentabilidades a los inversores, ya que los emiten empresas y Estados con una baja calificación crediticia (por debajo del grado de inversión). Por tanto, estos emisores compensan a los inversores su mayor riesgo de insolvencia con una alta rentabilidad, siendo, en consecuencia, apropiados para inversores más arriesgados.