Imprimir

Hoy día, los títulos de deuda pública están representados exclusivamente mediante anotaciones en cuenta registradas en alguna de las entidades autorizadas, es decir, no existen títulos físicos, sino un resguardo por el que se garantiza que la operación de compra se ha realizado ajustándose a las condiciones pactadas.