Imprimir

Existen, principalmente, dos formas de obtener el rendimiento de los títulos de renta fija:

Ejemplo: adquisición de un título de renta fija con valor nominal de 1.000 €, vencimiento a 3 años y un cupón, liquidable anualmente, del 5%; al final de cada año, mientras esté vigente el título, el tenedor recibirá un rendimiento (cupón) de 50 euros.

El cupón a percibir por el ahorrador/inversor puede ser fijo o variable. A continuación se muestra un gráfico que recoge los flujos monetarios que produciría este título con cupón fijo:

 

Imagen1

En el caso de que el cupón a percibir sea variable, existen múltiples modalidades, entre otras:

(i) cupón creciente (aumenta conforme se aproxima el vencimiento del título) o decreciente (disminuye conforme se aproxima el vencimiento del título);

(ii) indexado: el cupón se encuentra relacionado con un índice de referencia (ej.: Euríbor a 3 meses), de modo que las subidas o bajadas de dicho índice determinarán el rendimiento final a percibir. Las variantes en estos cupones dependerán de la estructura concreta del producto financiero contratado por el ahorrador/inversor.

  • Rendimiento implícito: el título no ofrece ningún rendimiento explícito, sino que los intereses se obtienen por la diferencia entre el importe obtenido a la amortización (nominal) y el importe pagado a la suscripción, del que se descuenta el rendimiento (títulos emitidos al descuento). Estos valores también reciben la denominación de «cupón cero».

Ejemplo: Un título con valor nominal de 1.000 euros a 1 año se emite al descuento por un precio de 952,38 euros. El inversor paga el precio y recupera dentro de un año el valor nominal, por lo que obtiene como rendimiento: 1.000 - 952,38 = 47,62 euros. Estos intereses equivalen a una tasa de rendimiento igual a: 100 x 47,62/952,38 = 5%. Lo anterior se recoge en el siguiente esquema:

Imagen2

  • Rendimiento mixto: se utilizan conjuntamente las dos fórmulas anteriores.