Imprimir

Una familia es una unidad económica, en cierta medida también una organización económica, por lo que su presupuesto, sin estar sujeto, lógicamente, a los requerimientos contables de una empresa o una administración pública, se rige por principios comunes.

Por ello, como en cualquier unidad económica, es fundamental partir de un planteamiento claro: