Imprimir

Aunque el secreto bancario es una de las instituciones más características de la actividad bancaria, reforzada por la normativa de protección de datos de carácter personal, existen supuestos en los que las entidades de crédito están obligadas a facilitar información de la relación con sus clientes.

Ejemplo: las entidades de crédito están obligadas a atender requerimientos de información de autoridades judiciales o administrativas.