Imprimir

Es la capacidad de una persona física/jurídica para hacer frente a sus obligaciones de pago de forma genérica o a medio-largo plazo.

La ratio de solvencia se puede definir de forma agregada como el cociente entre el activo total y el pasivo. Lo ideal es que el valor de esta ratio sea superior a 1,5, pero interesa analizar la composición del activo y del pasivo. No obstante, es preciso indicar que el valor que esta ratio tome dependerá del sector o tipo de negocio del que se trate. Por ello, además de observar que la ratio sea superior a 1,5, es recomendable ver su evolución en el tiempo.

Un concepto muy importante a la hora de valorar la situación de solvencia de una empresa es el denominado fondo de maniobra.

El fondo de maniobra se puede obtener restando el activo no corriente del sumatorio del patrimonio neto y el pasivo no corriente, o restando el pasivo corriente del activo corriente:

Lo anterior queda representado por medio de los siguientes esquemas:

 

i-004.png

 

Ejemplo: se pide calcular la ratio de solvencia de la empresa X y su fondo de maniobra. El balance de situación (datos en millones de euros) a finales del año N era: 

 

ACTIVO PASIVO Y PATRIMONIO NETO
Activo no corriente 100 Patrimonio neto 60
Activo corriente 70 Pasivo no corriente 85
Pasivo corriente 25
TOTAL ACTIVO 170 TOTAL PASIVO Y PATRIMONIO NETO 170

 

Ratio de solvencia = Activo total / Pasivo = 170 / (85 + 25) = 1,55

Fondo de maniobra = Activo corriente – Pasivo corriente = 45