Imprimir

El IRPF es un impuesto estatal cedido parcialmente a las Comunidades Autónomas, que actualmente perciben la mitad de lo recaudado por dicho impuesto. Adicionalmente, los Ayuntamientos de 75.000 habitantes o más, los que son capitales de provincia o de Comunidad Autónoma y las Diputaciones Provinciales, a menor escala, reciben participaciones territorializadas del IRPF.