Beneficia a los individuos en todas las etapas de su vida, a los niños, haciéndoles comprender el valor del dinero y del ahorro; a los jóvenes, preparandolos para una ciudadanía responsable; a los adultos, ayudándoles a planificar decisiones financieras cruciales.

Dento del panorama social y político, resulta ciertamente difícil encontrar alguna cuestión de gran alcance que logre conciliar el consenso. Ni siquiera ha sido factible, por ejemplo, ante un problema tan relevante como el calentamiento global del planeta. Por eso resulta tan llamativo el caso de la educación financiera, que si parece acreedora del más unanime de los respaldos, acerca de la necesidad de incrementarla entre los ciudadanos de todos los paises del mundo.

Descargar información en PDF