Renta variable es la denominación que usualmente se da a la inversión en activos que no garantizan la  recuperación del capital invertido ni la percepción de una determinada renta, ni en cuantía ni en tiempo. Las acciones son el activo financiero de renta variable por excelencia.