El rendimiento variable de las acciones se produce principalmente por las siguientes vías:

  • Por plusvalías, esto es, por diferencias entre el precio al que compramos las acciones y por el que las vendemos.
  • Por el cobro de dividendos, que son la parte del beneficio de las empresas que se distribuye entre sus accionistas como remuneración del capital invertido.
  • Otros: vendiendo derechos de suscripción en ampliaciones de capital, recibiendo acciones total o parcialmente liberadas, por reducciones de capital con devolución de aportaciones, primas por asistencia a juntas de accionistas,  etc.