Los rendimientos derivados de títulos de renta fija (obtenidos tanto en concepto de intereses como por la venta de los mismos) se consideran, a efectos del IRPF, como rendimientos del capital mobiliario, tributando en la Base Imponible del Ahorro al tipo impositivo del 19% para los primeros 6.000 €, del 21% para los rendimientos comprendidos entre 6.000,01 € y 50.000 €, y del 23% para los siguientes.  

Por lo que concierne a los intereses obtenidos, estos están sujetos a una retención del 19% (con ciertas excepciones como los de las letras del Tesoro). Por su parte, las ganancias obtenidas por la transmisión de activos de renta fija no están sujetas a retención.

Ejemplo: adquisición de un título de renta fija con valor nominal de 1.000 €, vencimiento a 3 años y un cupón, liquidable anualmente, del 5%. Se mantiene el título los tres primeros años pero se vende el tercer año, antes de su vencimiento, por un total de 1.020 €.

  • Declaración IRPF Años 1 y 2:

           Total rendimientos anuales: 1.000 * 5% = 50 €
    Retención: 50 * 19% = 9,5 €
    Total rendimiento efectivamente percibido: 50 – 9,5 = 40,5 €
    Importe gravado en el IRPF: 50 * 19% = 9,5 €
    Importe a ingresar IRPF = 9,5 – 9,5 = 0 €

  • Declaración IRPF Año 3:
    Total ganancia: 1.020 – 1.000 = 20 €
    Retención: 0 €

    Importe gravado en el IRPF (y  que coincide con el importe a ingresar dado que no se ha aplicado retención): 20 * 19% =  3,80 €.