Tres son los principales aspectos a considerar:

  • Modalidades de renta fija privada: existen numerosas modalidades:
    • Pagarés de empresa.
    • Bonos y obligaciones simples.
    • Obligaciones subordinadas.
    • Bonos y obligaciones indiciadas, referenciadas o indexadas.
    • Obligaciones convertibles y canjeables.
    • Cédulas y bonos hipotecarios.
    • Cédulas territoriales.
    • Cédulas de internacionalización.
    • Bonos de titulización hipotecaria.
    • Participaciones hipotecarias.
    • Bonos de alto rendimiento o «high yield».
  • «Folleto de Emisión»: es el documento que recoge las características básicas de las emisiones de renta fija privada. Ha de ser elaborado por el emisor antes de la emisión, y puesto a disposición de los inversores.
  • Mercado en el que se adquieren: al igual que sucede con la deuda pública, la renta fija privada puede adquirirse tanto en el mercado primario, reservado para la primera emisión, como en el secundario. En todo caso, los inversores particulares sólo pueden acceder a los mercados a través de los intermediarios financieros.