El renting no es más que un alquiler cualificado, en la medida en que al funcionamiento tradicional del contrato de arrendamiento se añade la inclusión, dentro del precio (cuota), de servicios de mantenimiento del bien arrendado.

Fiscalmente, las cuotas abonadas en virtud de un contrato de renting son deducibles en IS e IRPF (empresarios individuales y autónomos).

Esquema renting:

NP-002.png