Los depósitos dinerarios se encuentran garantizados, hasta un máximo de 100.000 € por titular y entidad, por el Fondo de Garantía de Depósitos de Entidades de Crédito.