Un depósito es un contrato en el que el titular de una determinada suma de dinero (depositante) se la entrega a un tercero (depositario), con la obligación de restituirla según las condiciones estipuladas en el contrato.