Imprimir

Las modalidades principales de depósitos vienen determinadas por la posibilidad del depositante de hacer uso del dinero entregado en depósito antes del vencimiento del mismo. Así, se pueden distinguir dos modalidades principales de depósitos:

Los depósitos a la vista, además de por su inmediata disposición, se caracterizan por permitir servicios adicionales tales como: obtención de tarjetas, domiciliación de recibos, nóminas o pensiones, etc.
En cuanto a los posibles gastos que puede ocasionar al depositante, dos son las comisiones principales en este tipo de productos: comisión de mantenimiento y comisión de administración. En la vertiente contraria, existe la posibilidad de que el depósito a la vista se encuentre remunerado.