Era una modalidad de depósito bancario que tenía como fin que el depositante ahorrase las cantidades necesarias para hacer frente a una futura adquisición o rehabilitación de su vivienda habitual.