Bancos, cajas de ahorros y cooperativas de crédito constituyen las denominadas entidades de depósito, que son las únicas autorizadas legalmente para captar dinero directamente del público mediante depósitos.