• Universidade de Burgos
  • Universidade do Algarve
  • Universidad de Leon
  • UNED
  • Universidad de Córdoba
  • Pablo Olavide
  • UNIA
  • Unicaja
  • Universidad de Málaga
  • Universidad de Jaén
  • Universidad de Almería
  • Universidad de Salamanca
  • Universidad de Huelva
  • Universidad de Granada
  • Universidad de Cádiz

La tributación de un producto financiero ha de tenerse en cuenta en las siguientes fases: 

  • En el momento de la inversión.
  • Cuando se originan rendimientos o cambios de valor.
  • En el momento de recuperar la inversión.

Así, hay que prestar atención a la incidencia que pueda tener la realización de una inversión en un producto determinado. En caso de que dicha inversión conlleve algún tipo de beneficio fiscal, el rendimiento efectivo de la operación aumenta para el ahorrador, lo que se deberá tener en cuenta a la hora de calcular la rentabilidad obtenida.

Por otro lado, es preciso tener presente las retenciones a cuenta del IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) que se apliquen sobre los rendimientos periódicos obtenidos y, asimismo, comprobar si, posteriormente, habrá que pagar alguna cantidad adicional en concepto de IRPF (cuota diferencial).

La consideración de los impuestos permite al ahorrador hacerse una idea de las cantidades netas que percibirá a lo largo del tiempo.

A partir de la información anterior se podrá calcular la rentabilidad que se espera obtener de la inversión considerada.

td002.png