Los sistemas de pagos pueden clasificarse atendiendo a diferentes criterios:

En función del importe de las operaciones:

  • Minoristas: se encargan de ejecutar, mediante numerosas operaciones, órdenes de pago por parte de particulares y empresas.
  • Mayoristas: a través de ellos se realizan transferencias de alta prioridad entre los agentes institucionales del sistema (bancos centrales, entidades financieras y operadores de los mercados), por cuenta propia o en nombre de sus clientes.

En función del tipo de liquidación:

  • Brutos: la liquidación de los pagos se efectúa operación por operación.
  • Netos: la liquidación de los pagos entre partes que tienen operaciones cruzadas se realiza por el neto resultante de la compensación de los saldos deudores y acreedores.

En función del momento de la liquidación:

  • En tiempo real: las operaciones se liquidan de forma inmediata.
  • Diferidos: las operaciones se liquidan en momentos definidos a lo largo del día.