El sistema de pagos es el conjunto de:

  • instrumentos (efectivo, efectos —letras, cheques, pagarés, etc.—, tarjeta de pago, transferencia y domiciliación bancaria);
  • procesos (compensación y liquidación); y
  • canales (oficina bancaria, cajero automático, terminal en punto de venta, teléfono móvil, Internet, etc.)

necesarios para materializar la circulación de las salidas y entradas de dinero derivadas de las transacciones llevadas a cabo por los agentes económicos, así como para el cumplimiento de las obligaciones económicas originadas por tales transacciones.