Según IOSCO[1], el término “Fintech” se refiere a una variedad de modelos de negocio innovadores y tecnologías que tienen el potencial de transformar la industria de los servicios financieros. Esta amplitud se podría concretar en ocho categorías específicas en función de la actividad desarrollada: pagos, seguros, planificación de finanzas personales, préstamos y “crowdfunding”, “blockchain” (monedas virtuales), “trading” e inversión, análisis de datos y seguridad.

Gracias al desarrollo de internet y a la capacidad de las computadoras muchas empresas “Fintech” ya ofrecen servicios y productos en las mismas líneas de negocio que los intermediarios financieros tradicionales.

Inicialmente, parecía que las “Fintech” serían una alternativa al sistema financiero tradicional, aunque esta visión se ha ido suavizando paulatinamente y se parece abrir, más bien, un ámbito de cooperación entre los diversos implicados. De hecho, según el “Libro Blanco de la Regulación Fintech en España”, desde un punto de vista subjetivo, el concepto “Fintech” englobaría tres tipos de actores que interactúan entre sí:

  • Nuevos operadores que desean prestar servicios regulados sujetos a la obtención de autorización previa y de ámbito limitado en cuanto a la actividad a desarrollar en el sector financiero.

  • Operadores ya autorizados que desarrollan actividades más amplias en el ámbito financiero, y que desean aplicar el uso de nuevas tecnologías que faciliten determinados procesos en la prestación de sus productos y servicios.

  • Empresas tecnológicas o "tecnólogos", que son entidades que prestan servicios no sujetos a autorización y cuya actividad está basada exclusivamente en el soporte tecnológico a los actores regulados previamente identificados.

    Uno de los ámbitos en los que con más fuerza han irrumpido este tipo de entidades es en el de los servicios de pago, como muestra la aparición de nuevos proveedores que ofrecen, por ejemplo, el servicio de información sobre cuentas, por el que se proporciona al usuario información agregada en línea sobre una o varias cuentas de pago mantenidas en otro u otros proveedores de servicios de pago.

     

 



[1] Organización Internacional de Comisiones de Valores.