• Universidade de Burgos
  • Universidade do Algarve
  • Universidad de Leon
  • UNED
  • Universidad de Córdoba
  • Pablo Olavide
  • UNIA
  • Unicaja
  • Universidad de Málaga
  • Universidad de Jaén
  • Universidad de Almería
  • Universidad de Salamanca
  • Universidad de Huelva
  • Universidad de Granada
  • Universidad de Cádiz

La culminación del proceso de integración económica y monetaria europea, junto con la constitución del Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC) y del Banco Central Europeo (BCE), ha supuesto una redefinición de las funciones de los bancos centrales de los países integrantes de la zona euro, entre ellos, del Banco de España1.

Desde el 1 de enero de 1999, el Banco de España participa en el desarrollo de las siguientes funciones básicas atribuidas al SEBC:

  • Ejecutar la política monetaria de la zona euro, de acuerdo con las directrices marcadas por el BCE. Los países que pertenecen a la Unión Monetaria Europea han renunciado a desarrollar una política monetaria propia y autónoma, cediendo esta facultad al BCE, que es la institución que tiene la capacidad de fijar el tipo de interés en dicho ámbito, atendiendo fundamentalmente al objetivo de estabilidad de precios.

  • Realizar operaciones de cambio de divisas, y poseer y gestionar las reservas oficiales del Estado español.

  • Promover el buen funcionamiento del sistema de pagos de la zona euro.

  • Emitir billetes y monedas de curso legal.

Por su parte, como banco central nacional, la máxima autoridad bancaria española asume las siguientes funciones:

  • Promover el buen funcionamiento y la estabilidad del sistema financiero y, sin perjuicio de las funciones del BCE, de los sistemas de pagos nacionales.

  • Supervisar la solvencia y el cumplimiento de la normativa de las entidades de crédito, otras entidades y mercados financieros. Con la entrada en vigor del Mecanismo Único de Supervisión de la Unión Bancaria Europea, ésta función es asumida, respecto a las entidades de crédito de la eurozona consideradas “significativas”, por el BCE, con el apoyo de los bancos centrales nacionales (“autoridades nacionales competentes”)

  • Poner en circulación el efectivo.

  • Elaborar y publicar las estadísticas relacionadas con sus funciones y asistir al BCE en la recopilación de la información estadística necesaria.

  • Prestar los servicios de tesorería y actuar como agente financiero de la deuda pública.

  • Asesorar al Gobierno, así como realizar los informes y estudios que resulten pertinentes.

 


 1. El SEBC está integrado por el BCE y los Bancos Centrales nacionales de todos los Estados miembros de la UE independientemente de que haya adoptado o no el euro.