Es la suma de dinero en efectivo que desembolsa la compañía de seguros a favor del asegurado, o de sus beneficiarios, al materializarse el riesgo contemplado en la póliza de seguros suscrita por las partes.