Las acciones no tienen un plazo de vencimiento, por lo que pueden permanecer en la cartera del inversor mientras éste lo considere oportuno. Para proceder a deshacerse de las mismas será necesario que se ordene su venta, con las eventuales ganancias o pérdidas que de ello se puedan derivar.