Imprimir

Si bien estadísticamente las inversiones en acciones pueden tener un rendimiento a largo plazo superior al de la renta fija, a corto plazo no hay que perder de vista que el mercado bursátil puede ser muy volátil y cualquier período puede cerrarse con grandes ganancias o pérdidas para los inversores.

Los principales riesgos de la renta variable, además de la citada volatilidad del mercado bursátil, pueden resumirse como sigue:

Por ejemplo, en el caso de que un ciudadano residente en España invirtiese 1.000 euros en acciones de una sociedad anónima estadounidense, los riesgos básicos que afrontaría serían los siguientes: