Una acción representa una parte alícuota del capital social de la sociedad anónima que la ha emitido.

Desde el punto de vista de la empresa, con la emisión de acciones obtiene recursos financieros permanentes, puesto que las acciones se emiten sin fecha de vencimiento. Cuando la empresa se financia emitiendo activos de renta fija (bonos o pagarés de empresa), debe devolver la deuda contraída en la fecha de vencimiento.

Las acciones son títulos-valores que representan partes alícuotas en las que se divide el capital de una compañía y son representativas de la propiedad de la misma. Es decir, son las partes iguales en las que está dividido el capital social de la empresa.

En el caso de sociedades de responsabilidad limitada, los títulos en los que se divide el capital se denominan «participaciones sociales».