Los intermediarios financieros que operan en el mercado de renta variable (aquellos a través de los cuales se relaciona el inversor con estos mercados) pueden clasificarse en tres grandes grupos:

  • «Broker»: aquel que realiza una actividad de intermediación pura y simple, entre compradores y vendedores, cobrando una comisión por la misma, y sin poder tomar posiciones propias. Es decir, su trabajo consiste únicamente en casar dos operaciones, sin tomar riesgo o posición. Ejemplo: agencia de valores.
  • «Dealer»: es aquel agente autorizado para tomar posiciones, de forma que puede operar en el mercado tanto por cuenta propia como por cuenta ajena. Ejemplo: sociedad de valores.
  • «Market Maker» (creador de mercado): es aquel agente que cotiza continuamente en el mercado, que regularmente proporciona cotizaciones de compra y venta, estando dispuesto a comprar o vender a los precios determinados, a los efectos de dotar de liquidez al mercado.