Teniendo en cuenta la relación inversa existente entre el precio de la renta fija y el tipo de interés, pueden apuntarse algunos criterios generales:

  • Si las expectativas son de subida de los tipos de interés, para una persona que no pueda o no quiera mantener los títulos hasta su vencimiento, la opción de venta podría ser la más adecuada.
  • Si el inversor considera que se van a producir bajadas de tipos de interés, podría ser aconsejable efectuar compras de títulos de renta fija.