En caso de que el inversor no mantenga los títulos de deuda hasta el vencimiento, se verá afectado por el riesgo de mercado, en la medida en que el precio de venta dependerá de cómo haya evolucionado el mercado y, especialmente, el tipo de interés. Así, cabe la posibilidad de que el inversor realizase la venta del título de renta fija a un precio inferior al de adquisición, si los tipos de interés han evolucionado al alza. En los casos en los que se realicen valoraciones periódicas de las carteras de renta fija, los cambios de valoración como consecuencia de las oscilaciones de los tipos de interés se pondrán de manifiesto, aunque no se venda la cartera.