• uva
  • Universidade de Burgos
  • Universidade do Algarve
  • Universidad de Leon
  • UNED
  • Universidad de Córdoba
  • Pablo Olavide
  • UNIA
  • Unicaja
  • Universidad de Málaga
  • Universidad de Jaén
  • Universidad de Almería
  • Universidad de Salamanca
  • Universidad de Huelva
  • Universidad de Granada
  • Universidad de Cádiz
  • Universidad Pontificia de Salamanca

Los dos principales riesgos de la renta fija son el de solvencia del emisor y el de mercado. El riesgo de la renta fija ligado a la calidad crediticia o solvencia del emisor del título se valora a través de las calificaciones concedidas por agencias internacionales de rating (Moody's, Standard & Poor's, Fitch), que se representan por un sistema de letras:

  • AAA, AA, A, BBB, para los emisores conocidos como de «grado de inversión».
  • BB, B, CCC, CC, C y D, para los emisores conocidos como inversión especulativa o, más coloquialmente, «bonos basura».

Ejemplo:

  • AAA correspondería a los emisores más solventes, como algunos Estados y algunas pocas empresas privadas.
  • La calificación D correspondería a empresas que se encuentran en situación de insolvencia y que, por lo tanto, han incumplido sus obligaciones frente a sus acreedores.

Cuanta más alta sea la calificación crediticia, mayor será la probabilidad de recuperar la inversión y cobrar los cupones en las fechas establecidas. Del mismo modo, a priori, menor será la rentabilidad obtenida, dado el menor riesgo asumido.

Estas calificaciones se obtienen recopilando una gran cantidad de información sobre la entidad que se desea calificar. Por un lado, se analizan los aspectos económicos económico financieros, como son el balance, la cuenta de pérdidas y ganancias, etc., y, por otro, información de mercado como puede ser la situación en la que opera, historial de cotizaciones, etc.

Dicha información es complementada con entrevistas y encuentros con el personal directivo de la entidad emisora y, una vez recabados e interpretados los datos, se emite la calificación.

Además de lo anterior, hay que tener presente que las agencias de calificación califican también emisiones concretas.

Entre las principales agencias de calificación encontramos Standard & Poor’s (S&P), Moody’s y Fitch, cuyos baremos, para deuda a largo y a corto plazo, son los siguientes:

Clasificación deuda largo plazo:

Imagen9

* Más (+) o Menos (-). A los ratings comprendidos entre las categorías "AA" y "CCC", de S&P y Fitch puede adicionarse un signo positivo o negativo para reflejar su mayor (+) o menor (-) nivel crediticio dentro de la misma calificación genérica. Ej.: AA+. AA, AA-, A+, A, A-,...

**1,2,3. Moody´s aplica modificaciones numéricas 1,2,3 a cada categoría genérica desde el "Aa" hasta "B". El modificador 1 indica que las obligaciones se clasifican en el rango superior de su categoría de calificación genérica; el modificador 2 indica que las obligaciones se clasifican en el rango medio de su categoría de calificación genérica y el modificador 3 indica una clasificación en el rango inferior de su categoría de calificación genérica.

Imagen10

Imagen11

Imagen12

 

 

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo Rechazar