Imprimir

La adquisición de deuda pública a través del mercado primario puede realizarse bien a través de una entidad financiera, del Banco de España o del Tesoro Público.

La apertura de la “cuenta directa” requiere que se persone el titular en cualquier sucursal del Banco de España, con su Documento Nacional de Identidad, en el caso de personas físicas; si se trata de una persona jurídica, serán necesarios los siguientes documentos: Código de Identificación Fiscal (CIF), la escritura de constitución y la de poderes debidamente inscritas en el Registro Mercantil.

La titularidad de las “cuentas directas” puede ser individual (un solo titular) o conjunta (dos o más titulares). En caso de existir varios titulares, hay que dejar constancia en el Banco de España del régimen de disponibilidad, así como de la posibilidad de nombrar a terceras personas que ejerciten la facultad de disposición sobre los títulos. Los cargos y abonos de efectivo que se generen en la operatoria con la cuenta directa se harán en la cuenta de efectivo que el inversor disponga en una entidad financiera.