Imprimir

Además de a través de la adquisición de deuda pública vía mercados primarios y secundarios en la forma tradicional, es posible invertir en deuda pública en alguna de las siguientes modalidades:

Esta operación de segregación transforma un activo de rendimiento explícito (bono u obligación) en “N+ 1” valores de rendimiento implícito (bonos cupón cero), cuya fecha de vencimiento y valor de reembolso coinciden con los de los cupones y principal del activo originario. Dichos valores, una vez segregados, pueden ser negociados de forma independiente.

Ejemplo: de un Bono del Estado a 5 años podrían obtenerse 6 strips: uno por cada pago de cupón anual con vencimientos en los años 1º, 2º, 3º, 4º y 5º, y un sexto strip por el principal del bono (valor nominal), con vencimiento al 5º año. Una vez segregados los “flujos” del bono original, cada uno de estos strips puede ser posteriormente negociado de forma diferenciada del resto de strips procedentes del bono.

Si el bono tiene un valor nominal de 1.000 euros y un cupón anual del 5%, significa que dará un rendimiento de 50 euros al término de los años 1º, 2º, 3º, 4º y 5º, y al final de este último permitirá recuperar el importe del nominal. Si se produce la segregación, se crearán 6 títulos independientes, con los siguientes capitales en euros (y vencimientos): 50 (1 año), 50 (2 años), 50 (3 años), 50 (4 años), 50 (5 años), 1.000 (5 años). Cada uno de estos títulos puede negociarse independientemente como título de rendimiento implícito o cupón cero. El rendimiento obtenido por un inversor dependerá de lo que pague en el momento de la adquisición del título.