• uva
  • Universidade de Burgos
  • Universidade do Algarve
  • Universidad de Leon
  • UNED
  • Universidad de Córdoba
  • Pablo Olavide
  • UNIA
  • Unicaja
  • Universidad de Málaga
  • Universidad de Jaén
  • Universidad de Almería
  • Universidad de Salamanca
  • Universidad de Huelva
  • Universidad de Granada
  • Universidad de Cádiz
  • Universidad Pontificia de Salamanca

Hay algunas informaciones que son básicas para elaborar cualquier presupuesto:

Identificar las partidas de ingresos y de gastos.

  • Ingresos: anotaremos los salarios, prestaciones, pensiones, ayudas o cualquier otra entrada de dinero que se pudiera recibir.
  • Gastos: es conveniente diferenciarlos según la naturaleza del gasto. Así será más fácil controlarlos y, si es necesario, estudiar cuál de ellos debemos eliminar.
  • Gastos corrientes:
    • Gastos fijos: Son aquellos a los que nos hemos comprometido con terceros, por contrato (alquiler de la vivienda, préstamos, agua, luz, gas, etc.) o sin contrato (colegio, guardería, etc.). Debemos tener en cuenta que aunque la mayoría de los gastos fijos suerlen tener, en general, un importe constante a lo largo del año (cuotas de préstamos, alquiler), otros gastos pueden ser más o menos cuantiosos según un determinado periodo del año (suministros energéticos en los meses de invierno), o producirse en un determinado momento (impuestos), por lo que el presupuesto no tiene por que ser uniforme todos los meses.
    • Gastos modulables: No son obligatorios porque no existe contrato ni obligación legal, pero son necesarios para nuestra vida diaria. Hablamos de los gastos de alimentación, transporte, ropa, etc.
    • Gastos ocasionales: Son gastos irregulares. Algunos son ineludibles, como los gastos médicos, pero otros se pueden reducir o incluso suprimir en caso de necesidad. Tal es el caso de los gastos por ocio, viajes, etc. 
  • Cuantificarlas con exactitud, teniendo en cuenta si están sujetas a revisión, a tributación o a algún gasto accesorio.
  • Determinar las fechas de los cobros y de los pagos.

Una vez concretada la anterior información, es oportuno trasladarla a una plantilla o una hoja de cálculo con divisiones mensuales para poder controlar la secuencia de los cobros y los pagos. De esta manera se logra una verdadera gestión de tesorería, que evita las sorpresas por desfases no previstos y, asimismo, posibilita tratar de rentabilizar algunos recursos que estén disponibles transitoriamente.

 

Captura de pantalla 2018 12 13 a las 18.31.08

 
Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo Rechazar