Un seguro es un contrato en virtud del cual, a cambio del pago de una prima, la entidad aseguradora se obliga a resarcir (indemnizar) al asegurado en caso de que sufra alguna contingencia en su persona o sus bienes prevista en la póliza. Se trata, por tanto, de un mecanismo de protección frente a posibles riesgos que puedan acaecer. Como se expone en la sección correspondiente de esta guía, hay diferentes tipos de seguros.