El préstamo es un producto financiero que permite a una persona (prestatario) recibir una determinada cantidad de dinero (el denominado capital del préstamo) de una entidad de crédito (prestamista), a cambio del compromiso de devolver dicha cantidad, junto con los intereses correspondientes, mediante pagos periódicos (las llamadas cuotas).

Los préstamos, ya sean personales o hipotecarios, son productos financieros cuya carga financiera suele representar un gasto elevado en el presupuesto de un familia media.