Los gastos corrientes son aquellos en los que una unidad familiar incurre ordinariamente a lo largo de un ejercicio. Estos gastos son los que suelen representar un mayor porcentaje dentro del presupuesto familiar, puesto que engloban todos los gastos de consumo que la familia realiza en un ejercicio. Dentro de los gastos corrientes se encuadran, entre otros, los siguientes:

  • Alimentación.
  • Ocio.
  • Vestido y calzado.
  • Energía.
  • Transporte.
  • Telecomunicaciones.