La única pretensión es ofrecer un marco general dentro del que poder situar, de manera sistemática, las principales decisiones típicas de una economía familiar.

La realidad puede presentar la más variada casuística y los casos más singulares. Sería absurdo aspirar a dar una respuesta a cada uno de ellos. Lo importante, a nuestro juicio, es disponer de un esquema genérico que permita abordar de una manera sistemática y razonada cualquier situación que pueda presentarse. Es por ello aconsejable partir de lo básico para, posteriormente, ir introduciendo otros elementos.