Sencillamente que tenemos que adaptar nuestros gastos totales a la cantidad dada por la restricción. Para poder gastar por encima de nuestros ingresos tenemos que pedir dinero prestado o utilizar algunos recursos que hayamos ahorrado anteriormente.