La realidad económica está formada por un complejo entramado de "agentes económicos" que se agrupan con arreglo a las principales funciones que desempeñan. Las personas que forman parte de una familia, o viven independientemente, son consideradas esencialmente consumidoras de bienes y servicios para satisfacer sus necesidades personales.

Al mismo tiempo, las familias son las propietarias de los factores de producción privados de los que dispone la sociedad (tierra, trabajo y capital).

La cesión de tales recursos, a cambio de una retribución, a las unidades que se encargan de la producción es crucial para que pueda desarrollarse la actividad económica. Algunas personas físicas deciden emprender directamente una actividad empresarial sin constituir una sociedad; se trata de los empresarios autónomos.

 

Captura de pantalla 2018 12 12 a las 14.22.12