Se trata de un conjunto de instituciones de la Unión Europea enmarcadas en el Consejo Europeo de Riesgo Sistémico cuya función es alertar de las posibles amenazas que pongan en riesgo la estabilidad económica y fomentar la mejora de la supervisión financiera dentro y fuera de la Unión Europea. Para ello se han creado tres instituciones que son la Autoridad Bancaria Europea, la Autoridad Europea del Mercado de Valores y la Autoridad Europea de Seguros y Pensiones. Estas instituciones velarán por el cumplimiento de unas normas conjuntas y su aplicación por los Estados miembros.