Imprimir

No. Un intermediario financiero capta recursos de los ahorradores, que transforma en activos con diferentes importes, condiciones y plazos que sirven para financiar a los demandantes de recursos financieros. El intermediario financiero, de esta manera, asume un riesgo frente a los prestatarios. Por el contrario, un mediador financiero no crea activos ni asume riesgos en operaciones de financiación, ya que su función estriba en la realización de operaciones de compra o de venta de activos financieros por cuenta de un tercero.