Ninguno, ya que, por ley, los planes de pensiones son un instrumento que no pueden garantizar ninguna rentabilidad mínima a las aportaciones que se efectúen.