Según se recoge en el apartado 1 del artículo 29 de la Ley 16/2009, de 13 de noviembre, de Servicios de Pago, sí se puede cancelar una transferencia siempre que se trate de una operación no autorizada o ejecutada incorrectamente.